• salva-robles

"NORMAL PEOPLE" y "GENTE NORMAL", serie y novela

Actualizado: sep 1


“NORMAL PEOPLE” (miniserie, 12 episodios)


No hay ecuación matemática que explique una relación sentimental, como no existe el tratado o manual completo que hable de qué nos pasa cuando nos enamoramos. Esta serie puede rematar lo que le falta a las ecuaciones o a los tratados sobre el amor.

Será un error verla como lo que parece (pero nunca es): una historia romántica. Que lo es, pero no se queda en eso sólo, ni una sola vez en ninguna de todas sus maravillosas y etéreas secuencias. O lo es (sí, claro que sí), pero va más allá y se moja en terrenos poco transitados en este tipo de historias.

Hay aquí una huida consciente (y tan sutil que empapa) de todo lo que el cine y las novelas nos han interiorizado y que han convertido en universales y en compartimentos estancos manidos y archiconocidos las historias de amor. Lo que hace la serie (que visualiza a la perfección lo que hace la novela en la que se basa -y que estoy leyendo desde anoche y voy ya por la mitad-) es un retrato de dos seres que se han encontrado para descubrir que no pueden estar el uno sin el otro. Pero la vida (ay, la vida), y nosotros sobreviviendo en ella, siempre saca sus tentáculos para no ponérnoslo fácil. Los dos protagonistas tienen que enfrentarse a sus propios fantasmas, a sus interiores, a eso de que cada uno es de su padre y de su madre.

Y es aquí donde está la grandeza de la propuesta (televisiva y narrativa): en radiografiar el interior de cada uno para que nos concienciemos (sin aleccionar) sobre la fragilidad de los vínculos (no porque no sean ciertos, sino precisamente porque cuando vivimos los sentimientos del amor, estos están empapados inevitablemente de los otros sentimientos que poseemos y que no podemos controlar). De ahí, surgen dos retratos humanos descomunales (el de Marianne y el de Connell) que pocas veces he visto yo radiografiados de esta manera tan penetrante, delicada y profunda. Qué difícil pintar la fragilidad humana, y esta enorme serie lo consigue.

Y las creadoras de este artefacto espectacular y maravilloso (guionista y directoras) han tenido la suerte (y el tino a la hora de buscarlos) de contar con dos actores (desconocidos) perfectos y sublimes, que logran el milagro no de interpretar sino de habitar en estos dos personajes gigantescos. Es alucinante la química entre ambos, te enamoras de los dos y se van a quedar en nuestros adentros para siempre.

La he disfrutado como pocas veces una serie. El dolor también es belleza. Y tanto, virgen santísima.

...


TÍTULO: “GENTE NORMAL”

AUTORA: Sally Rooney

AÑO: 2018

PÁGINAS: 257

GÉNERO: novela


Hay algo poderoso en la manera de narrar de esta autora joven. Y ese algo creo que está en la naturalidad con la que lanza zarpazos que se incrustan en la psique del lector y que desnudan la vida y a los personajes que ella desmenuza con aparente simpleza y sencillez (que son ficticias, porque detrás se nota un trabajo de depuración y profundización maravillosos).

Y hay otra cosa, que es cómo desmenuza el género romántico para convertirlo en algo novedoso, diferente: aquí nos encontramos a dos personajes que no saben amarse (primero a sí mismos y, por ende, a los demás). El resultado es una novela de amor sin romanticismo, pero con una cadencia romántica repleta de melodrama (juvenil, sí; pero es que sus personajes son jóvenes y la autora también). Es, y esto es positivo (mucho), como si Jane Austen escribiera ahora mismo, en pleno siglo XXI. Porque Sally Rooney habla también de clases sociales diferentes, de azares y de cómo el amor frustra, aísla y bloquea a los amantes.

Y después está la manera de estructurar la novela y los capítulos: hay maestría en el gobierno del tiempo y por ello la elipsis se convierte en perfecta metáfora de los vaivenes emocionales que atraviesan los dos protagonistas y para subrayar lo que hace el tiempo con nosotros y nuestras historias. Así, vamos conociendo hechos enteros desde dos puntos de vista o que se quedan a medias, como a medias está siempre la relación entre Marianne y Connell, dos seres fascinados el uno por el otro, pero incapaces de estar juntos o de encontrarse, aunque se conozcan mejor que nadie. El narrador alterna sus voces y los diálogos se incrustan en la narración con una destreza inusual en un escritor con tan poca experiencia.

Posdata: la serie (portentosa) basada en esta novela ha sublimado la letra escrita para convertirla en imagen inmortal.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo