• salva-robles

"UN TOQUE DE VIOLENCIA", de Jia Zhangke



(China, 2013)


INMENSA película. De entrada. Que nadie, por favor, se deje guiar por la carátula con la que se comercializa este film. Aunque provenga de una imagen muy concreta que aparece dentro de él.

Aterradora parábola, un cuento infernal sobre lo que podría ocurrir (o que ya está pasando, que es peor) en la China de hoy (un país que muy bien podría ser cualquiera, según están las cosas en el mundo).

Cuatro historias que te dejan K.O. Cuatro espacios distintos de China. Y un tema común: la violencia. Miedo da pensar esta película. Pánico al ponerme a especular sobre lo que he visto. Me asusta lo que me ha hecho sentir. La violencia puede surgir incluso de las víctimas. Y quizás, por eso, la violencia es aún más violenta. Algo así como rizar el rizo.

Soy yo el que juzga. No es la cámara quien lo hace. La cámara filma un cuento (tenebroso, por supuesto), como si fuera una historia (4 historias aquí, 4 maneras distintas de violencia) que sólo existe mientras la cuentas. Y al ver la película, el espectador deduce y saca conclusiones. Hay tal desmoronamiento en lo que se retrata, que hasta los personajes han perdido su arraigo. El mundo actual desconcierta y los habitantes de ese mundo no logran entender nada. Perdidos en el ostracismo de la injusticia, pululan por las calles de un lado a otro, sin encontrar más que una única (la misma) salida: el estallido de la violencia. Único e inevitable pretexto. Única e inevitable válvula…¿de escape?

Para mostrar todo esto, Jian Zhang-ke convulsiona los géneros cinematográficos: al detallar esos dramas sociales (y hasta existenciales añadiría), el director se “refugia” en el thriller moderno, pero como si fuera un western sin desiertos y sin caballos. Los personajes me han recordado mucho al Will Kane (Gary Cooper) de “Solo ante el peligro”. No porque se pongan a esperar, sino porque cuanto mayor es su soledad mayor es su desconfianza.

El cine actual cuenta con un autor fundamental, un director que va a dejar profunda huella. Tiempo al tiempo.

POSDATA: por favor, se merece todos los premios del mundo desde hace ya unos cuantos años el director de fotografía Yu Lik-wai. Sin este artista, el cine de Jian Zhang-ke no sería lo que es.

POSDATA (2): todavía me he sentido peor (más miedo aún) al saber (lo he leído por ahí) que el director se ha basado en 4 historias inspiradas en mensajes que encontró en Weibo (la versión China de Twitter). Es decir, la realidad supera a la ficción. ¡Puffff!

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo